jueves, 25 de diciembre de 2014

Huidiza esperanza


Víctor estaba severamente afectado.
Si bien el hámster que su hermana le había regalado por Navidad le había hecho gran ilusión, una visión relampagueante de su persona, solitaria en un lúgubre y oscuro hogar con la rata, le había asaltado sin explicación.

Ya había tenido hámsters en el pasado, de modo que cuando llegó a su casa con su nueva compañera Hope, Víctor jugó un rato con ella y disfrutó viéndola hacer girar su ruedecita, comiendo y bebiendo como buenamente intentaba la criatura de apenas dos meses.
Tras eso, ya recuperado y más contento, Víctor se fue a dormir.

Despertó de madrugada con la jaula en las manos. Hope se ahogaba en arena. Cuanto más sacudía la jaula para esparcirla, más se llenaba. Con sumo cuidado, agarraba a su mascota con los dedos para así desenterrarla de una muerte segura.
Finalmente la dejó en el suelo.

Hope se movió, un metro apenas. Escapó una y otra vez de su agarre saliendo a la calle tras cruzar la puerta abierta. Pasó incontables horas persiguiéndola, hasta que horrorizado vio como la ratita se colaba hacia un descampado.

Hacía frío, y persiguiendo a un saltamontes y una lagartija, Hope se desvaneció.

6 comentarios:

  1. Estamos en Navidad, hombre, je,je... . Los sueños, sueños son así que confiemos en que a la ratita le vaya muy bien y pronto nos de alegrias. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí :D
      ¡Gracias por leer y comentar, feliz Navidad!

      Eliminar
  2. Hola de nuevo, Victor,así es la vida, pero a lo mejor la ratita es más feliz así y el regalo de Navidad ha sido su libertad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Tranquila que solo es el relato de una de mis pesadillas!
      Gracias por leer y comentar Paola :)

      Eliminar
  3. jajaja, leyendo el del otro concurso y ahora este queda clara la Navidad. Lo que fácil viene, fácil se va. Me quedo con esa moraleja. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo Ana :) Buena moraleja, menos mal que tan solo se trata de un sueño...

      Eliminar