lunes, 22 de diciembre de 2014

Mago: Bastón

Imagen alojada en:

Para leer la obra completa sigue el siguiente enlace


El viejo Vulcany apartaba de modo quejumbroso las ramas que salían a su paso en el mismo centro de la espesura del bosque.
Había pasado buena parte de su vida viviendo como ermitaño en esas tierras y curiosamente apenas podía afirmar conocer la mitad de ese territorio. Ahora vagaba sin rumbo en busca de una respuesta al mal que lo acechaba. Pues estaba muy enfermo.

La tos de Vulcany se intercalaba con una dificultosa respiración de muy mal aspecto. Toda una vida al servicio de la naturaleza había instaurado en el interior del anciano la certeza de que, de algún modo, el bosque le protegía. Por eso cuando esa mañana había deducido que no pasaría de ese día, se atavió con su túnica marrón y su sombrero para aventurarse al desconocido interior del bosque en busca de una resolución. Un milagro o una condena.

Su largo pelaje que se confundía con una poblada barba, grisácea y descuidada, caía sobre su mirada confundiendo un paisaje que ya se difuminaba dado su lamentable estado de salud. Le fallaban las fuerzas cuando, de pronto, vio una luz cerca de él. Una pequeña luz que se movía en espirales y emanaba más colores de los que jamás pudo imaginar Vulcany.
Sin dudarlo, hizo uso de sus últimas fuerzas para seguirla.
No obstante, al llegar a un claro cercano a un bello riachuelo, la luz se desvaneció. Más bien tocó tierra difuminándose.
Suspirando, Vulcany se sentó en un gran pedrusco humedecido por las cristalinas aguas perdiendo la vista en la zona donde la luz había cesado su espectáculo. Fue entonces cuando lo vio.

En esos bosques no era raro encontrar todo tipo de caprichos de la naturaleza, pero el viejo nunca había dado con nada parecido a lo que tenía justamente ante sí. Se trataba de un bastón perfectamente tallado. La belleza de su cálida madera, coronada en uno de los extremos por una bella figura semejante a un lobo, lo dejó como hipnotizado. Era imposible que el azar hubiese producido semejante pieza, pensó.
Emitiendo un sonoro quejido, se incorporó y cogió el bastón.

Nunca se había sentido más joven. De pronto comenzó a respirar a las mil maravillas y sin dudarlo llenó sus pulmones y los vació varias veces gratamente sorprendido por el alivio. Sintió como sus músculos se fortalecían y un magnífico vigor le inundaba por dentro. No dudó en acercarse al río para contemplar su reflejo, sorprendiéndose no por sus facciones, idénticas a las de esa misma mañana, sino porqué el pico caído de su sombrero se encontraba ahora erguido y su pelaje se había tornado mucho más canoso, prácticamente blanco.

– Anciano, ¿Cómo te llamas? – La voz provenía de todas partes, era como si el mismo bosque le estuviese hablando.
– Mi nombre es Vulcany. – Respondió el anciano apoyándose en su bastón.
– Este regalo lleva asociada una larga vida, Vulcany. Serás mi protector. El protector de los bosques. No me ha pasado desapercibida la vida que me has regalado, por lo cual te otorgo el bastón del mago. – Vulcany frunció el ceño al escuchar esas palabras.
– ¿El bastón del mago? – Tanteó en busca de una explicación, pero no hubo respuesta.

El silencio reinó de nuevo el enigmático paraje, tan solo interrumpido por el bello sonido del riachuelo completando su recorrido eterno.
Vulcany miró el bastón, recordando la enigmática fuente de luz que lo había bañado minutos antes. Contemplando el grabado del lobo, escuchó un rugido cerca de él, acompañado del lento sonido de ramas aplastadas.
Poniéndose en guardia, clavó su vista en dirección al sonido, asistiendo petrificado a la visión de un enorme lobo negro mostrando sus temibles fauces acercándose muy lentamente hacia él.

Apenas le dio tiempo de reaccionar. El lobo saltó hacia su posición mostrando su mismísima garganta de lo mucho que abría la boca, clavando sus ojos rojos en la garganta de un asustado Vulcany.
Instintivamente, alzó el bastón y gritó.


Para leer el capítulo siguiente clicka aquí

Para ver los mapas clicka aquí 

10 comentarios:

  1. Tiene muy buena pinta y vaya final. Sin duda anima a leer la continuación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Silvia!
      Me alegra que te haya convencido este primer capítulo :)

      Eliminar
  2. Me has ganado con esta historia. Seguiré leyéndola más adelante.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Ah. Se me olvidaba. A principios de mes hice una entrada en mi blog dedicada al tuyo. Se llama Blog más visitado del mes de diciembre de 2014.
    Por si no la viste. Se encuentra en mi sección varios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por el aviso!
      Se me había pasado.
      Un saludo :)

      Eliminar
  4. Al ver el capitulo seis, he retrocedido hasta el prologo. Tiene buena pinta. Seguiré leyendo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad voy por el sexto episodio del segundo capítulo.
      Ya me dirás que te va pareciendo :)
      Un saludo

      Eliminar